Desde # 1997

WASTE Magazine

WASTE Magazine




ES OTOÑO

La estación puente entre el calor y el frío ofrece imágenes cargadas de belleza, de arboledas doradas y cielos rojos

FOTOGALERÍA + VÍDEO
J. E. GÓMEZ Y MERCHE S. CALLE

PAÍSAJES Y BIODIVERSIDAD

EL OTOÑO VISTE LOS BOSQUES DE OCRE Y MAGIA

La estación puente entre el calor y el frío ofrece imágenes cargadas de belleza, de arboledas doradas y cielos rojos

JUAN ENRIQUE GÓMEZ Y MERCHE S. CALLE * WASTE MAGAZINE
Los primeros rayos de sol dibujan contornos y sombras entre los troncos de las encinas, de las que escapa una fina capa de vapor del roció calentado por el sol. Un fuerte crujir de ramas rompe el silencio de la alborada, precede a un denso y potente bramido que se expande desde los chaparros hacia el interior del bosque y las dehesas que lo rodean. Es la llamada de los ciervos macho en celo, que esperan atraer a las hembras para aparearse. Sonidos que preceden a violentos enfrentamientos con otros machos que pretenden disputar su hegemonía en lo que consideran su territorio.

Es lo que se conoce como ‘la berrea’ el periodo en el que las sierras del norte y sureste de Jaén, Sierra Morena y Cazorla, Segura y las Villas, se llenan con las llamadas de celo de los ciervos y el entrechocar de astas. Es la señal inequívoca de que comienza el otoño, de que entramos en la estación puente entre el calor del verano y el frío del invierno, cuando la naturaleza se prepara para el periodo de letargo que supondrá la etapa invernal, cuando en los bosques caducifolios, castaños, robles, quejigos y arbustos dejan morir sus hojas para reducir las necesidades energéticas de cara al rigor del invierno.

El otoño, que comenzó el 22 de septiembre, es un tiempo en el que el hemisferio norte, el sol se aleja de la superficie terrestre, los días se acortan de forma considerable y las temperaturas inician un descenso que afecta a las necesidades y comportamientos de la fauna y flora, que adaptan sus biorritmos a las circunstancias del momento.  Es un tiempo de tormentas en el mar y la montaña, pero también un periodo de colores amarillos y rojos, en los que toca adaptarse y esperar a la llegada, aún demasiado lejana, de una nueva primavera.
(...)
VÍDEOS * UN PASEO POR EL CASTAÑAR DE JÉREZ DEL MARQUESADO
VÍDEO: MERCHE S. CALLE Y  J. E. GÓMEZ



(...) El otoño puede considerarse como la primera estación del ciclo de la vida en la naturaleza, es el tiempo en el que las especies animales y vegetales han cumplido con su misión de reproducirse, criar y hacer crecer a quienes nacieron en la primavera y el verano, y volver a empezar con el ciclo de aparearse y reproducirse, en el que los primeros son los grandes mamíferos, que necesitan mayor tiempo de gestación, como los ciervos, que desarrollan la berrea entre mediados de septiembre y principios de octubre, para que los cervatillos nazcan al inicio de la primavera.

Es la estación especial para disfrutar de paisajes mágicos, de luces atenuadas y colores cálidos, en la que el amanecer y el crepúsculo se tiñen de infinidad de matices donde cada ecosistema tiene su particular tonalidad. El mar, con la tormenta, se viste de gris y verde. Después,  con la calma, al atardecer, las olas adquieren un extraordinario azul intenso. Las sierras, los bosques y los jardines, incluso los árboles de la ciudad, se colorean de amarillo y rojo. La gran variedad de ecosistemas que concentra el sureste de la península Ibérica, permite conocer casi la totalidad de los efectos que el otoño genera en la naturaleza, desde el mar a las altas cumbres granadinas, desde los desiertos almerienses a las agrestes sierras, bosques y llanuras esteparias de Jaén.



Aunque la berrea solo es posible oírla y contemplarla en Jaén y algunos puntos de la sierra de Baza y la Dehesa del Camarate, en Granada, la imagen de los campos dorados se extiende por la totalidad de las tres provincias de Andalucía oriental. En Almería, la sierra de María posee bosques caducifolios de espectacular belleza, mientras que en la Alpujarra, los castañares de Paterna convierten el paisaje en un maravilloso lienzo impresionista. Las alamedas se alzan al cielo en las riberas del río Andarax, mientras en los subdesiertos, en las Amoladeras, crecen tapices de azafrán o azafranillo del Cabo, un endemismo almeriense y la costa marroquí, que crece a ras de suelo entre arbustos de azufaifos, que también florecen en otoño.
En Granada, el otoño se manifiesta en las alamedas del Fardes, que desde la sierra de Huétor se adentra en la Hoya de Guadix. La dehesa del Camarate, en la cara norte de Sierra Nevada, posee los más impresionantes bosques caducifolios, con los que compiten los castañares de Jerez del marquesado y Huéneja, a los que califican como bosques encantados. Las riberas de los ríos se vuelven espacios mágicos, con álamos que colorean y pierden sus hojas. Las riberas del Dílar, Aguas Blancas y Genil, merecen una visita y paseo sosegado, mientras que la magia sube a la colina de la Alhambra a través de los colores de la ribera que discurre por la cuesta de los Chinos.

El otoño es tiempo para viajes sencillos, cercanos, la estación para dejarse llevar por los secretos de la naturaleza.




LOS COLORES DEL OTOÑO

Cuando el verde se torna rojo... y amarillo
Es el momento del reciclado, el fin de un ciclo y el paso a una nueva etapa, la naturaleza se tiñe de ocres como preludio _del invierno

JUAN ENRIQUE GÓMEZ Y MERCHE S. CALLE
El bosque de la Alhambra ha cambiado de color, el verde de los castaños de indias ha tornado al rojo y amarillo. En la cuesta de los Chinos, los muros terrizos que caen desde los huertos del Generalife se han  convertido en tapices rojos gracias a las enredaderas de parra virgen, y en las sierras del entorno de la capital granadina, arces, quejigos, álamos y robles pintan de amarillo el paisaje. En noviembre el otoño ha entrado en su plenitud....


FOTOGALERÍA COLORES DEL OTOÑO

Es sinónimo de sosiego y melancolía, de atmósferas grises, de misterio y ocaso.
El otoño, que empezó el 22 de septiembre a las 22,40 horas y terminará el 21 de diciembre a las 12,12, no es la estación del final y la muerte, sino la del inicio de un ciclo, en el que la caída de las hojas no es más que una fórmula para reducir necesidades, sobrevivir al frío que ha de llegar, y prepararse para una nueva primavera. Es cuando el sol se encuentra en la posición que los astrólogos llaman equinoccio: el astro rey está en línea recta sobre el ecuador del planeta, y provoca que los días sean tan largos como las noches, la época en la que cada día es tres minutos más corto que el anterior, una circunstancia que hace que todo cambie, que la imagen de campos y bosques sea tan diferente a la de otras épocas, que todos consideren el otoño como el tiempo de los colores, donde la paleta es tan rica como cada uno quiera creer. 

El cromatismo de noviembre no es caprichoso ni casual, es el resultado de decenas de procesos físicos y químicos en los que  la reducción de la intensidad de la luz solar juega un papel fundamental. Cuando ya ha entrado el otoño es habitual que los suelos se hielen y las plantas tengan más dificultades para conseguir los nutrientes que necesitan, por lo que mantener una gran cantidad de hojas resulta muy costoso en cuanto a ‘comida’ se refiere, y es preferible desprenderse de lo que en ese momento puede considerarse un lastre. Es la razón por la que los bosques se llenan de hojarasca, de residuos vegetales que, por sí mismos, también se convierten en un contingente de energía para otros seres vivos, animales y plantas, ya que en pocos días serán materia orgánica en descomposición que un ejército de invertebrados, e incluso las propias plantas, aprovecharán. 

Colorear
La falta de luz afecta también al color, ya que la clorofila que posen las especies de flora, al no recibir la radiación solar, no puede cumplir con una de sus funciones, colorear de verde las hojas, y dejan que otros pigmentos, que han permanecido ocultos durante las estaciones más cálidas, aparezcan en toda su plenitud. Rojos y ocres se hacen patentes en los árboles de hoja caduca, y la culpa la tienen pigmentos muy conocidos por los artistas plásticos, las xantofilas, que aportan los amarillos; antocianinas, que son moradas, y sobre todo, los carotenoides que son los anaranjados. Los rojos se deben a las antocianinas. La mezcla de pigmentaciones aporta colores a veces imposibles de describir.

La carta cromática es también una huella de identidad territorial. En la provincia de Granada, las tonalidades no son las mismas en las sierras del suroeste, como el Parque Natural de Almijara, Tejeda y Alhama, que en los alcornocales de Lújar, o en Güéjar Sierra, donde los castañales son la clave del paisaje. En zonas más próximas a la alta montaña, como el barranco de San Jerónimo, algo más abajo de Pradollano, los robledales tienen un amarillo oscuro, más cercano al ocre, que no tienen igual, excepto en la Alfaguara, en la Sierra de Huétor, donde algunos grupos de robles (Quercus pyrenaica) destacan sobre el verde intenso de otros árboles de hoja peremne como pinos y encinas. 

En las estribaciones norte de Sierra Nevada los colores del otoño se hacen patentes en los bosques de ribera de los arroyos situados entre Jeres del Marquesado y Lanteira, donde los sauces se tiñen de un amarillo verdoso inigualable.
En la Vega de Granada, al oeste de la capital, las alamedas aportan el color otoñal. Si se observa desde algunas atalayas como el torreón de Sierra Elvira, la Dehesa de Santa Fe o las sierras de la Yedra y Alfaguara, se aprecian cuadrículas de color amarillo intenso. Es la imagen clásica de las alamedas situadas en los llanos de Fuentevaqueros,  Láchar, Atarfe, e incluso a orillas del Genil, como en Cenes y Pinos Genil.

Una imagen especial es la aportada por los colores del otoño en los diferentes recorridos que llegan hasta la Fuente del Hervidero, desde La Zubia y Cájar, con el barranco de Huenes plagado de tonalidades.
En el interior de la ciudad la imagen del otoño tiene espacios dignos de contemplarse. Ascender a la Alhambra por la cuesta de Gomérez y el paseo central, es viajar a un mundo de color: la hojarasca se acumula junto a las acequias, y los castaños de indias y olmos dejan pasar los rayos del sol entre el amarillo de las hojas a punto de caer. Pero si esa subida se realiza por la cuesta de Torres Bermejas, a la derecha de la puerta de la Justicia, las sensaciones otoñales inundan los sentidos.


TEMAS RELACIONADOS



CASTAÑAR DE JÉREZ DEL MARQUESADO

DONDE VIVEN LOS DUENDES
Pasear por el castañar es disfrutar de un universo poblado de biodiversidad... y magia

J. E. GÓMEZ Y MERCHE S. CALLE


LAS UMBRÍAS DE LA ESTRELLA

ACEQUIA DEL ALBARICOQUE
La antigua acequia recorre la ladera del cerro de la Encina, la conexión prehistórica entre Monachil y el valle de Granada

Dehesa del camarate / Sierra Nevada
El color del ‘bosque encantado’
Laderas y barrancos del Camarate albergan las arboledas mediterráneas mejor conservadas de Andalucía
Arces, robles y cerezos tiñen de amarillos y rojos las estribaciones norte de Sierra Nevada que se convierten en territorios de leyendas y magia


PAISAJES Y BIODIVERSIDAD

Una serie de reportajes para mostrar la riqueza natural que nos rodea, sus ecosistemas y a sus singulares habitantes. 
Granada y las tierras del sureste de Andalucía poseen la mayor diversidad biológica de Europa, parajes únicos para vivir en tiempos de estío





VIDEOCOLECCIÓN



VÍDEOS DE ESPACIOS NATURALES * RUTAS Y PAISAJES

VÍDEOS: Paisajes con Historia, es una serie de reportajes para dar a conocer rutas y parajes con cualidades naturales y patrimoniales. Grabaciones exclusivas de Waste Magazine.
 (Reportajes, fotogalerías y vídeos)


PAISAJES Y BIODIVERSIDAD

Una serie de reportajes para mostrar la riqueza natural que nos rodea, sus ecosistemas y a sus singulares habitantes. 
Granada y las tierras del sureste de Andalucía poseen la mayor diversidad biológica de Europa, parajes únicos para vivir en tiempos de estío



RUTAS, PARAJES Y PAISAJES

Reportajes sobre rutas y lugares de especial interés por su naturaleza e historia. Fotogalerías y vídeos

WASTE * NATURALEZA, MEDIO AMBIENTE

Los datos que necesitas conocer:

Guía de Plantas
Guía de Mariposas
Guía de especies marinas
Guía de Moluscos
Rutas y paisajes
Espacios naturales

WASTE * INICIO


PROMOCIONATE EN WASTE
¿Quieres dar a conocer tus productros, tu empresa ...?


Te ofrecemos la plataforma de WASTE Magazine para promocionar tus productos, actividades empresariales, investigaciones, etc, mediante el sistema de páginas informativas y espacios esponsorizados. es la forma más eficaz y rápida de dar a conocer tu oferta, con tarifas especiales. Contacta con nosotros