Desde # 1997

WASTE Magazine


GUÍA DE MAMÍFEROS *  WASTE MAGAZINE /  © TEXTO Y FOTOS: MERCHE S. CALLE * JUAN ENRIQUE GÓMEZ  Copyright © Waste magazine
GUÍA DE MAMÍFEROS * WASTE MAGAZINE /  © Texto y fotos: Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle


Kingdom: Animalia / Phylum: Chordata
Clase Mammalia / Orden Rodentia
Familia Muridae 

Chionomys nivalis (Martins, 1842)
Topillo nival 
European snow vole



Tamaño máximo de 9 a 14 cm  Peso 30 a 70 gr
Hábitat
Es el topillo de mayor tamaño de la Península Ibérica. Su principal característica es que vive en las altas cumbres, en ecosistemas de pedregales y cascajales, y gran parte del año habita en las galerías que forman esas grandes piedras y debajo de la nieve.
Aunque su distribución es muy amplia, desde el suroeste europeo hasta las montañas de asia. En la peníncula ibérica está en los Pirineos, la Cordillera Central y Sierra Nevada, donde se encuentra su hábitat de mayor altitud, con poblaciones a algo más de 3.000 metros.
Es una especie protegida. y se encuenta en la lista roja de los Vertebrados de España y de Andalucía. En Sierra Nevada es objeto de estudio y seguimiento de sus poblaciones como bioindicador del cambio climático.

En peligro
Protección: Es una especie amenazada en toda Europa y en Andalucía tiene la categoría de ‘peligro de extinción’.
Exclusivo: Es el  micromamífero de altas cumbres más exclusivo, ya que el Topillo de Cabrera ya se considera extinto en la sierra.
Temperaturas
Bajo el cascajal  En las galerías donde vive las temperaturas son muy estables. Entre 8 y 9 grados en verano, cuando en el exterior hay de 10 a 30. En invierno registran de 1 a 5, cuando en el exterior puede llegar a menos 25 grados centígrados.


Fotos cedidas por el Observatorio del Cambio Climático- Sierra Nevada





EL TOPILLO QUE VIVE BAJO LA NIEVE

En peligro de extinción, mantiene poblaciones estables en las altas cumbres de Sierra Nevada
Esta especie, que llegó a la gran montaña del sur en épocas más frías,_es ahora un bioindicador del cambio climático

Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / Waste - IDEAL
No le teme al invierno. Durante meses vive bajo varios metros de nieve en las zonas más altas de las cumbres de Sierra Nevada, entre las galerías y oquedades que dejan las grandes lascas de pizarra de las zonas que llamamos cascajales. Es un roedor, poco más grande que un ratón de campo, llamado Chionomys nivalis, al que se le denomina también Topillo nival y Neverón, porque solo habita en zonas realmente frías y con nieve durante gran parte del año.


No le importa que sobre su hábitat pasen los esquiadores más avezados y los amantes del esquí de travesía. Varios metros por debajo de sus tablas, el Topillo nival casi ni se entera. Mantiene una existencia tranquila y a la espera de la llegada de la primavera.

Esta especie, que en la península Ibérica tiene poblaciones en la sierra de Gredos, la cornisa cantábrica y Pirineos, posee en Sierra Nevada su cota más meridional y de mayor altitud. Es en el macizo montañoso granadino donde se ha convertido en un magnífico bioindicador de la evolución del clima, en una de las especies protagonistas de los estudios que realizan expertos del Observatorio del Cambio Global de Sierra Nevada, junto con el Parque Nacional y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. «Durante el pasado verano hemos realizado una campaña de trampeo para capturar ejemplares de Topillo nival y conocer el estado de sus poblaciones, de las que tenemos controladas siete colonias en tres cotas altitudinales, una baja, a alrededor de 2.000 metros de altitud, otra media con 2.500 y la tercera por encima de la cota de 3.000 metros», afirma el biólogo José Miguel Barea, uno de los responsables del seguimiento de esta especie, de la que tienen datos fiables desde el año 2008 en la zona alta y desde 2004 en la intermedia. Han constatado que aunque las poblaciones son estables, «cada año hay menor densidad de topillos en todas las cotas, pero mientras en las inferiores el número de ejemplares baja, constatamos que hay mayor cantidad en las zonas altas».



Poblaciones potenciales de Topillo Nival en Sierra Nevada





En el piso de arriba
Pata los expertos, la situación está clara. El Topillo nival es una especie que necesita de condiciones frías para sobrevivir, por lo que Sierra Nevada se ha convertido en su único hábitat en el sur de Europa y su territorio se reduce cada vez más. «Hemos visto que los topillos que tienen su casa en el piso de arriba viven en mejores condiciones que los de la planta baja. Están más sanos y viven más», dicen los biólogos, que han comprobado que también son más longevos, ya que en las cumbres se han capturado ejemplares que ya se habían cogido dos años antes, lo que significa que han aumentado considerablemente su media de vida, que en otros territorios  está entre 12 y 13 meses y en Sierra Nevada, ha superado el récord de 24 meses.
Cada verano se pueden ver entre cinco y siete ejemplares jóvenes por hectárea que son los nacidos durante la primavera, y que conviven con algunos adultos. Esta especie no es como otros roedores, que tienen una tasa reproductora muy alta. Según los datos de densidad, en Sierra Nevada hay nueve topillos de media por hectárea en las cumbres, 9,5 en la parte intermedia, y 11 en la zona baja.

Vivir bajo la nieve, por muchos metros que haya sobre tu cabeza, no significa tener que soportar temperaturas gélidas. El topillo nival sabe que en las galerías que forman las grandes piedras de pizarra (algunas del tamaño de un coche) la temperatura es constante y casi nunca baja de cero grados. Los estudios indican que en verano, cuando en puntos donde habita el topillo, junto a la cumbre del Veleta, o bajo el Mojón del Trigo, la temperatura va de 10 a 30 grados, en sus galerías oscila entre 8 y 9 grados durante todo el día y la noche, pero en invierno, con caídas de los termómetros de hasta 25 grados negativos, bajo la nieve, en las galerías del  Chionomys nivalis, la temperatura es de entre 1 y 5 grados positivos.

Sobrevivir
El frío es una de las garantías de supervivencia. En las altas cumbres de Sierra Nevada, no hay muchos depredadores, solo rapaces y algún zorro en verano que se aventura por encima de los 2.500 metros. Además, se alimenta de especies vegetales que se dan en zonas frías y altas, como las siemprevivas, saxigrafas, juncos de alta montaña, senecios, valerianas y otras plantas.
El topillo tiene una curiosa costumbre, acumula gramíneas sobre las rocas y las deja que se sequen al sol. Después las introduce en sus galerías para alimentarse de ellas durante el invierno. También come insectos. 








 
TEMAS RELACIONADOS

GUÍA DE MAMÍFEROS

Especies significativas de la península Ibérica. Datos, fotos, fichas, vídeos



GUÍAS DE NATURALEZA

Guia de plantas

GUÍA DE PLANTAS 

Flora del sur de Europa. Descripción gráfica, fichas y datos. Más de 2.000 especies.

Guía de Aves

GUÍA DE AVES

Aves de la península Ibérica, con fichas, fotos, vídeos... Guías de aves por espacios naturales.

Guía de mariposas

MARIPOSAS, INSECTOS

Lepidópteros. Géneros y familias. Fichas, fotos, datos. + guía de insectos del sur de Europa

Guia de setas y liquenes

SETAS * LÍQUENES

Las setas del sur de Europa.
+ Myxomicetos y guía de Líquenes





GUÍA DE MAMÍFEROS

Especies significativas de la península Ibérica. Datos, fotos, fichas, vídeos



FAUNA DOMÉSTICA

Especies de animales, mamíferos, que conviven con el hombre. Datos, fotos, fichas, vídeos




VIDEOCOLECCIÓN



VÍDEOS DE ESPACIOS NATURALES * RUTAS Y PAISAJES

VÍDEOS: Paisajes con Historia, es una serie de reportajes para dar a conocer rutas y parajes con cualidades naturales y patrimoniales. Grabaciones exclusivas de Waste Magazine.
 (Reportajes, fotogalerías y vídeos)




RUTAS, PARAJES Y PAISAJES

Reportajes sobre rutas y lugares de especial interés por su naturaleza e historia. Fotogalerías y vídeos